<
 
 
 
 
?
>
hide You are viewing an archived web page, collected at the request of UC Office of the President Communications using Archive-It. This page was captured on 20:06:36 Apr 19, 2013, and is part of the UCal Web Archive - prior to Jan. 2014 redesign collection. The information on this web page may be out of date. See All versions of this archived page. Loading media information

  La UC ayuda a los californianos a tener un hogar sano
Contacto:
Myriam Grajales-Hall
(951) 787-4397
myriam.grajales@ucr.edu

Date: 2007-09-15

El hogar es un lugar de refugio y seguridad, pero los peligros pueden acechar y pasar desapercibidos. Un alto número de esporas de moho que son invisibles podrían estar causando problemas respiratorios; el plomo, que se aplicaba a la pintura hace mucho tiempo, podría impedir que los niños aprendan y se desarrollen normalmente, y el agua potable, que luce perfectamente sana, podría contener químicos y contaminantes que podrían enfermar a su familia.

La Extensión Cooperativa de la Universidad de California es parte de un programa nacional cuyo objetivo es concientizar a los estadounidenses sobre los peligros que se hallan dentro de sus casas y lo que pueden hacer para minimizarlos. El Departamento de Agricultura de EE.UU., el Servicio Estatal Cooperativo de Investigación, Educación e Instrucción, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y la Extensión Cooperativa están trabajando juntos para divulgar esta información entre familias con niños de bajos recursos en toda la nación.

La coordinadora de Casas Saludables de California (California Healthy Homes) es Gloria Barrett, directora de Extensión Cooperativa de UC en el condado de Sacramento y consejera sobre desarrollo comunitario.

Barrett indicó que las preguntas más comunes sobre seguridad en el hogar que le hacen son acerca del moho. Existen muchas especies de moho que pueden crecer en una vivienda y los científicos hasta ahora no han determinado si alguna de ellas es particularmente mortal. Lo que sí saben es que cuando el moho crece en interiores, las esporas se concentran en el aire y pueden causar problemas de salud, especialmente entre personas que son sensibles a alergénicos o sufren de asma.

De acuerdo con la Junta para los Recursos del Aire de California (California Air Resources Board), la mayoría de las personas pasan por lo menos un 80 por ciento de su vida adentro. Controlar el moho es una forma de mantener la calidad del aire en el interior.

Barrett contó con la experiencia y el apoyo del experto en la durabilidad de la madera de Extensión Cooperativa de la UC, Stephen Quarles, para informarse sobre el tema del moho. Las esporas minúsculas de moho se encuentran presentes en el medio ambiente, tanto en el interior como en el exterior. Para crecer, las esporas necesitan cuatro cosas: la temperatura adecuada, suficiente oxígeno, alimento y humedad.

Debido a que la temperatura, el oxígeno y el alimento – los materiales con los que las casas están construidas, como madera y tablaroca – son difíciles de excluir, los residentes que deseen reducir el moho deben enfocarse en la humedad, dijo Quarles. La humedad puede provenir de una variedad de fuentes, como el vapor de agua en la ducha, el cocinar, derrames de agua y hasta de la ropa mojada que se seca en el interior. Sin embargo, la mayoría de los problemas relacionados con la humedad en las casas de California son el resultado de goteras, señaló el experto.

La primera señal de que existe un problema con el moho puede ser un crecimiento visible en el baño o la cocina, cerca de una ventana o en el techo; pero el intentar limpiarlo es sólo el comienzo.

“No viene al caso tratar de deshacerse del moho si no se soluciona la situación del exceso de agua que le permitió crecer. Usted puede eliminar las esporas de moho de diferentes maneras”, mencionó Quarles. “Pero debido a que las esporas de moho prevalecen, si no se deshace del problema de humedad, las esporas regresarán y pronto volverá a aparecer el moho”.

Muchos de los detalles sobre los posibles efectos en la salud que causa el moho presente en las casas y las formas para prevenir el problema se encuentran en un folleto de 56 páginas publicado por la Iniciativa Hogares Saludables, bajo el título “Contribuya a tener un hogar sano: Proteja la salud de sus hijos”. La publicación, fácil de leer, también describe cómo controlar muchas fuentes de contaminación del aire en el interior.

Limpiadores caseros. Algunos productos comunes que la gente mantiene en sus hogares podrían ser peligrosos para los niños. El cloro, líquido para encendedores, limpiador de hornos, pulidor de madera, destapador de caños y pulidores de zapatos se deben almacenar cuidadosamente. Aún los vapores de estos productos pueden ser dañinos. Debe tener especial cuidado en no mezclar productos que contienen amoniaco con los que contienen cloro. La combinación produce un gas tóxico. El vinagre y bicarbonato de sodio son seguros, efectivos y baratos como productos para limpiar, señala el folleto.

Pesticidas. Estos productos incluyen los aerosoles para insectos, collares para pulgas, veneno para ratas y exterminadores de maleza. Todos ellos representan un peligro real si caen en manos de los niños y son usados inadecuadamente.

Pintura. Antes de llevar a cabo trabajos de remodelación que incluyan remover pintura vieja, investigue si contiene plomo. Nunca raspe o lije en seco o queme pintura a base de plomo. Las partículas de plomo se desplazan por el aire y se pueden inhalar al respirar o posarse sobre objetos que pueden eventualmente terminar en la boca de los niños. Algunas pinturas y pegaduras nuevas desprenden vapores dañinos cuando se aplican. Úselos afuera o con bastante ventilación.

Fumar cigarrillos. Fumar tabaco causa cáncer y otros problemas serios de salud. El humo de segunda mano puede incrementar los riesgos de infecciones del oído y problemas de respiración en los niños.

El gas del horno o la estufa. No prenda los quemadores de la estufa o el horno de gas para calentar la cocina. Si su estufa tiene pilotos de llama, asegúrese que siempre estén prendidos. Haga que inspeccionen la estufa y el horno con regularidad.

Reportes recientes de prensa han asegurado que el agua potable de las casas es segura y se han iniciado varias campañas con el objetivo de reducir la cantidad de basura plástica, mediante la reducción del consumo de agua embotellada.

De hecho, las regulaciones gubernamentales aseguran que el agua distribuida por los sistemas municipales es segura para beber; sin embargo, las tuberías de plomo o cobre de las casas más viejas pueden provocar que estos metales dañinos se filtren en el agua potable. Asimismo, los residentes de áreas rurales que se abastecen de agua de sus propios pozos, deberían de hacerla examinar para descartar la presencia de nitratos. Usted puede encontrar muchos más detalles al respecto en el folleto “Contribuya a tener un hogar sano”.

Esta publicación incluye un capítulo sobre seguridad general en el hogar. En él se señala que la principal causa de muertes en el hogar son las caídas, ahogamientos en albercas, incendios, envenenamiento, asfixia, atragantamientos con objetos y armas de fuego. El folleto presenta una innumerable cantidad de “medidas de acción” que pueden implementarse para prevenir este tipo de accidentes trágicos.

Para obtener una copia gratis, del folleto “Contribuya a tener un hogar sano: Proteja la salud de sus hijos”, comuníquese con Barrett, enviando un correo electrónico a gjbarrett@ucdavis.edu.