<
 
 
 
 
×
>
hide You are viewing an archived web page, collected at the request of Greenpeace International using Archive-It. This page was captured on 22:27:11 Mar 14, 2020, and is part of the Greenpeace Archive collection. The information on this web page may be out of date. See All versions of this archived page. Loading media information

Cabo Pulmo ¡otra vez en riesgo!

Noticia - 29 agosto, 2012
El gobierno de Felipe Calderón parece tener mucha prisa en aprobar un nuevo proyecto de turismo depredador en las inmediaciones de Cabo Pulmo, en Baja California Sur. A sólo dos meses de la cancelación de Cabo Cortés abrió la puerta al nuevo proyecto Los Pericúes, el cual pone en situación de riesgo la integridad de esta Área Natural Protegida.

Más allá del análisis minucioso de los impactos al medio ambiente que puede implicar Los Pericúes  o de su viabilidad, los datos ya públicos de la recién presentada Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) hablan de ‘otro’ complejo turístico de enormes dimensiones que más bien parece ser el mismo.

“El nuevo proyecto tiene menos cuartos de hotel, y reduce el número de hoyos de los campos de golf, pero eso no lo hace un proyecto sustentable. Seguimos teniendo un mega complejo turístico con una gran demanda de agua en medio de un ecosistema semi-desértico y eso es lo menos sustentable que existe para Baja California Sur”, señaló Patricia Arendar, directora ejecutiva de Greenpeace México.

Las interrogantes ante esta nueva amenaza son muchas:

¿Por qué se contempla un nuevo proyecto de características similares al recientemente cancelado Cabo Cortés y a sólo tres meses de acabar la actual administración? ¿Qué “favores” busca pagar el gobierno mexicano a los desarrolladores españoles que insisten en replicar un modelo de turismo depredador cuyas limitaciones y daño ambiental en el sur de España ya fueron evidenciados?

“El gobierno federal actúa de manera incongruente: cancela Cabo Cortés pero se ofrece a trabajar con los desarrolladores para elaborar un nuevo proyecto; reconoce la mala actuación de los funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat),  Mauricio Limón y Alfonso Flores, que aprobaron del proyecto anterior, pero no los sanciona y además les pone sobre el escritorio la tarea de aprobar el nuevo complejo Los Pericúes, abundó Arendar.

Sólo la existencia de fuertes compromisos e intereses privados puede  explicar que se mantengan a Limón y a Flores en esta dependencia a fin de que puedan garantizar la aprobación de una nueva MIA en favor de los inversionistas.

Si como debe ser,  se toman en cuenta las condiciones ambientales y la capacidad de carga del ecosistema, Los Pericúes  tendrá que ser rechazado. Sólo así e inhabilitando a los funcionarios que incurrieron en violaciones a la legislación ambiental podremos garantizar la protección del arrecife mejor conservado de México: Cabo Pulmo.

Greenpeace seguirá en campaña para proteger a Cabo Pulmo hasta no ver que su integridad esté asegurada. Por ello, como primer paso, exigimos que se inhabiliten a los funcionarios denunciados y se llame a una consulta pública en donde los pobladores del lugar, del estado y del país podamos expresar nuestro rechazo”, indicó Gustavo Ampugnani, director de campañas de Greenpeace. 

Actúa:

 

Categorías